DERECHOS DEL NIÑO

 

Los niños tienen derecho a:

  • la vida
  • un nombre legalmente registrado y una nacionalidad, y a conocer a sus padres y ser cuidado por ellos.
  • recibir el cuidado debido y a un nivel de vida que satisfaga sus necesidades físicas, mentales, espirituales, morales y sociales y desarrollo, de manera de poder llevar vidas plenas, independientes y productivas
  • recibir educación gratuita para alfabetizarse y a obtener un conocimiento básico de la comunidad, libre de parcialidades y prejuicios.
  • disponer de opciones con respecto a las cosas que afectan sus vidas y a que se les dé información y apoyo para ayudarles a hacer elecciones atinadas.
  • pensar, creer y decir lo que deseen, mientras ello no perjudique los derechos de otros.

Los gobiernos, organizaciones, comunidades, culturas, familias y especialmente los padres, deberían trabajar para lograr lo mejor para cada niño, de manera que al crecer ellos aprendan a usar sus derechos en forma debida y responsable.

No se debería separar a los niños de sus padres, a menos que sea por su propio bien.

Los niños a quienes sus padres no pueden cuidar tienen el derecho de que otras personas les cuiden debidamente y que esas personas respeten su género, idioma, cultura y religión aun si les tienen que llevar a vivir a otro país.

Los niños cuyos padres se hayan separado tienen el derecho de permanecer en contacto con ambos padres, a menos que dicho derecho pueda hacerles daño.


 

Se debería permitir que las familias que viven en distintos países viajen entre dichos países, de manera que los padres y los niños puedan estar en contacto o reunirse nuevamente como familia.

Los niños que ingresan a un país como refugiados deberían tener los mismos derechos que los niños nacidos en dicho país.

Se debería proteger a los niños contra el daño, el abandono, la explotación o contra toda otra actividad que pueda perjudicar su desarrollo. Especialmente contra la explotación sexual, el daño resultante de conflictos armados, el trabajo infantil, el ser vendidos o secuestrados para prostituirles o hacerles realizar trabajo de adultos, o el uso de drogas peligrosas.

Los niños que hayan sido dañados, abandonados o abusados deberían recibir ayuda a efectos de restaurar su respeto por sí mismos y regresar a la normalidad.

Los niños acusados de cometer delitos deberían recibir asistencia jurídica. Los niños internados en instituciones o prisiones por los delitos más graves deberían mantenerse separados de los adultos y deberían poder estar en contacto con sus familias.

RESPONSABILIDADES DE LOS NIÑOS

Los niños tienen la responsabilidad de:

  • respetar los derechos de los demás, incluso los de sus padres.
  • ser honestos y veraces
  • no hostigarse o perjudicarse los unos a los otros.
  • cuidar el ambiente que les rodea.
  • aprender cuanto su capacidad les permita, en la medida de lo posible, con respecto a compartir su conocimiento y experiencia con otros.
  • ayudar a los que lo necesitan, los desventajados, y las víctimas de la discriminación.

Un niño que descubre la bondad y la justicia cuidará mejor de los niños del mañana.

1 La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño establece una serie de derechos y responsabilidades universales y fundamentales de los niños. El propósito de los mismos es de asegurar que todos los niños, dondequiera que vivan y cualesquiera sean sus circunstancias, puedan ser protegidos, y cuidados, y que se les dé la mejor oportunidad de crecer y transformarse en adultos saludables y responsables.

2 Un niño se define como una persona menor de 18 años.

El Kidz Rights Project es una idea de Jerry Tyrrell basada en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño